19 de Julio de 2024
1:18
Atención al Cliente961391662
Accede a tu cuenta
Carrito
0 €
Volver
El Gordo de Navidad cae en Alfara del Patriarca

El número más esperado se hizo de rogar hasta casi el mediodía. A cinco minutos para las 12.00h aparecía el 72897, el Gordo de la Lotería de Navidad que ha repartido 1,2 millones de euros en la Comunitat, aunque sólo se han vendido tres décimos en tres municipios valencianos: Alfara del Patriarca, Xàbia y Oliva.

El propietario de la administración de Alfara del Patriarca (Valencia) que ha vendido un décimo del Gordo había cambiado el nombre del establecimiento hace poco por "La Salsera", el mote de su madre fallecida. «Pensamos que ella nos iba a dar suerte», ha comentado Salvador Casanova, propietario del local en declaraciones a EuropaPress.

La administración, que es la única del municipio, ha vendido un décimo del número 72.897 a través de la aplicación TuLotero, por lo que desconoce quién es el agraciado. El local contaba este año por primera vez con nuevo logotipo. Según ha explicado él mismo, la nueva imagen del establecimiento es el rostro de su madre, una mujer con una «vida muy dura» que ahora les ha dado «suerte». "Ya me habían dicho que me iba a dar suerte", comenta.

Numerosos vecinos estaban a las puertas del negocio, que esta mañana era la expectación de este pequeño municipio de l"Horta Nord. Es la primera vez que esta administración reparte un premio del Sorteo Extraordinario de Lotería de Navidad y Salvador ha celebrado que sea justo este año de pandemia, que «hace más falta».

Solema Marcos siempre se sintió una mujer sin suerte. Nacida durante la Guerra Civil y abandonada de niña, los infortunios fueron una constante de su vida, incluso cuando su estrella parecía que empezaba a brillar: embarazada de su tercer hijo, Solema quedó viuda y tuvo que seguir luchando sola contra la adversidad.

"Ella siempre pensó que hasta su nombre era fruto de un error en el Registro", explica su hijo Salvador Casanova, su sucesor en la administración de lotería de Alfara del Patriarca.

La concesión de la administración, de hecho, fue uno de los pocos golpes de suerte que se salieron del guion de su desventura habitual. "La consiguió sin esperarla, porque había muchos pretendientes, y, como era muy religiosa, hizo la promesa de que la llamaría el Redentor", relata su hijo mientras en la calle empieza a formarse un pequeño tumulto.

Junto a los periodistas, un grupo de vecinos de esta pequeña localidad valenciana se congrega a las puertas de la administración de lotería para ser testigos del cambio de fortuna de Solema. Ella ya no está, murió hace unos años, pero su figura sigue presente en el pequeño local.